Willy Galdos y el Characato de Oro

0
1638
characato de oro arequipa

?No hay mal que por bien no venga?. Son cerca de la una de la tarde del viernes 23 de agosto, y Willy Gald?s est? sentado en el Consulado de la Rep?blica Independiente de Arequipa, la tienda 10 de las Galer?as Gamesa en el centro de la ciudad, y rememora que de no haber sido expulsado de Venezuela en la d?cada de los 80, donde se desempe?aba como dibujante y su situaci?n era de ilegal, quiz? hoy no habr?a creado los suvenires que hoy ? 30 a?os despu?s- suman cinco: el pasaporte arequipe?o, el characato de oro, un diccionario gr?fico del lenguaje loncco, una chequera de billetes propios de Arequipa, y para no quedarse en el tiempo, una tarjeta de cr?dito.

Todas sus creaciones, nos dice, no tienen un af?n de demostrar superioridad de las personas que nacieron al pie del Misti, ni de mostrar chauvinismo, sino mostrar a los visitantes, ya sean nacionales o extranjeros, nuestra identidad.

?En todo el mundo, cuando uno va a un pa?s, siempre quiere llevarse un recuerdo del mismo; vas y preguntas cu?les son. Es igual ac?, lo que queremos es que la gente conozca, se lleve un recuerdo de su estad?a?, cuenta.

Las an?cdotas forman parte de la vida de las personas. A Gald?s sus creaciones le han tra?do muchas, algunas propias y otras que llegaron a sus o?dos, casi todas jocosas y que las comparte cada vez que puede.

?El Characato de Oro? fue su segundo invento, despu?s del pasaporte. Durante su estad?a en el pa?s venezolano su pago era en d?lares. La moneda estadounidense le atra?a, por su peso, su textura y su forma. Un d?a, ya deportado del pa?s llanero, se le prendi? el foco de crear una moneda con esas caracter?sticas.

Amigo de varios periodistas de la ?poca, don Willy recurri? a uno de ellos que trabaja en la a?eja radio Melod?a.

?Lo anunciamos a trav?s de Melod?a y dijimos que su valor era de 1 d?lar. No se aceptaba soles, todo aquel que quer?a un Characato de Oro ten?a que venir con un d?lar. Me acuerdo que hicimos 500 y en una sola ma?ana desaparecieron?, rememora.

Amante de los viajes por el Per? y el mundo, un d?a Gald?s viaj? con un grupo de amigos a Lima. Para ese entonces el ?Characato de Oro? ya estaba en circulaci?n y decidi? llevarse unas monedas. Salieron a comer a un restaurante por la capital y decidi? ?lucirse? con sus acompa?antes.

En complicidad con el due?o del establecimiento pag? a ocultas de sus amigos toda la cuenta.

?Me acerqu? al due?o y le dije quiero hacerle una broma a estos amigos, le dije que ten?a una moneda de Arequipa. Yo le pago toda la cuenta ahorita y cuando se acerque a la mesa le voy a preguntar si puedo pagar con characatos y usted me va aceptar?, cuenta.

Tal como fue planeado, ello ocurri?. Sus fieles amigos se quedaron estupefactos, y se la creyeron. Mudos, pensando que la moneda de verdad serv?a como dinero en efectivo le pidieron a Willy que les regale unas cuantas para usarlas.
Los suvenires han pasado por muchos lugares, y han tenido m?ltiples usos. Esta tarde de agosto, sentado al frente de la mesa del autodenominado c?nsul de Arequipa, est? Daniel Farf?n, amigo de Willy y quien se encarga de distribuir los pasaportes y dem?s en las tiendas de artesan?as, agencias de turismo, y dem?s.

Cuenta, Farf?n, que hace unos a?os, un pillo que ten?a los ?billetes de viajero? como se denominan la cuarta creaci?n de su amigo, se encontraba en el aeropuerto y vio a unos turistas. Usando maliciosamente su habilidad, se les acerc? y les dijo que ya que se encontraban en Arequipa, sus d?lares no ten?an validez, y que deb?an cambiarlos por los que ?l ten?a y que se usaban para hacer los pagos aqu?. Ingenuos, los for?neos, aceptaron y fueron estafados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqu├ş

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c├│mo se procesan los datos de tus comentarios.