Una Catedral dentro de un Museo.

0
548
catedral de Arequipa museo

La tenue luz que se filtra por los vitrales y ventanas enclaustradas, mantienen un ambiente místico en la Basílica Catedral de Arequipa, que cautiva e invita a la meditación y admiración. ¿Cómo sintetizar esta belleza alcanzada en siglos?. … Esa es la misión que afronta cada día, de lunes a sábado, el Museo de la Catedral

El museo de la Catedral de Arequipa, atesora y expone valiosos objetos, que hablan al presente de la historia de más de 400 años, del templo más importante de nuestra ciudad.

Tiene cinco salas temáticas que albergan en su conjunto más de 250 piezas, así como un novedoso paseo por una de las torres del recinto religioso que permite al visitante observar la Ciudad Blanca en un ángulo diferente.

La primera sala, es un espacio de interpretación del arte religioso virreinal en Arequipa, donde se obtiene información sobre otras salas y museos de la época que podrán visitar si están interesados.

La segunda sala, ofrece información sobre la Iglesia católica en Arequipa y donde se puede apreciar los retratos de los arzobispos de la ciudad.

La tercera sala, expone piezas religiosas de la Catedral, como la custodia que mide 1.80 metros confeccionada en oro, plata y con piedras preciosas; así como el sagrario de plata en forma de pelícano.

La cuarta sala, muestra ornamentas sagrados como casullas, capas y otras prendas que usan los sacerdotes durante la misa.

La quinta sala, exhibe pinturas religiosas de la época republicana.

El tour se realiza en 40 minutos aproximadamente, donde los guías muestran y explican la historia religiosa de la ciudad.

El museo de la Catedral de Arequipa se encuentra dentro de la Basílica Catedral de la ciudad de Arequipa, su ingreso es por el portal lateral de la calle Santa Catalina.

El Recorrido

La Basílica Menor de la Catedral

Construida por primera vez de 1621 a 1655. Refaccionada totalmente en 1844 después de un incendio. Modificada en varias ocasiones a causa de los terremotos que ha sufrido la ciudad. Tiene un estilo Neorrenacentista, y está construida en sillar (piedra de origen volcánico) con bóvedas de ladrillo. En su interior se destacan obras de arte como son: el altar mayor de mármol elaborado por el español Felipe Moratilla, el púlpito de madera tallado por el francés Buisine ?Rigot, y el monumental órgano belga de Francoise Bernard Loret. Su capilla del Señor del Gran Poder es visitada frecuentemente por fieles devotos de la ciudad.

Orfebrería

Arte religioso, objetos litúrgicos, enriquecidos con metales y piedras preciosas de nuestro suelo, y trabajados, en su mayoría, con la habilidad heredada de nuestros antepasados prehispánicos. Importantes joyas atesoradas en la Catedral por más de 400 años.

Dentro de las piezas expuestas se destaca la custodia “La Moratilla”, elaborada por el orfebre español Francisco Moratilla, platero de cámara de la Reina Isabel II. Premiada en la Exposición de la Industria Española y en la Exposición Universal de Londres (1851).

Dentro de esta sala se exponen también obras de arte del estilo manierista, barroco y de la escuela de arte cuzqueño. También se destacan las esculturas en madera, de origen belga, de 10 de los 12 apóstoles.

Ornamentos

Belleza y riqueza exterior signos de la inagotable riqueza espiritual de la Santa Misa.

Ornamentos con que se han revestido sacerdotes de nuestra Diócesis, y objetos y paños litúrgicos empleados por años en la celebración de la Santa Misa.

En ellos pueden apreciarse numerosos simbolismos, y de manera especial el lenguaje de colores usado por la Iglesia para acompañar los diferentes tiempos litúrgicos y expresar una variedad de significados de luz, gloria, pureza, fuego del amor divino, esperanza, cielo, penitencia, humildad, alegría.

Pinturas

Arte con la impronta peruana al servicio de la evangelización. Pinturas al estilo Manierista y Barroco, y la Escuela Cusqueña.

La última sala está dedicada a las obras de arte del pintor peruano Francisco Laso. Artista nacido en Tacna en 1823, vivió su infancia y adolescencia en Arequipa, y posteriormente viajó a París para estudiar arte. A su regreso a Perú se dejó cautivar por la cultura indígena, lo cual marcó radicalmente su expresión artística. Es considerado el predecesor del indigenismo, corriente artística peruana de inicios del siglo XX, que se encargó de revalorar este mundo indígena recreándolo mediante el arte.

Campanario

Finalmente, la visita al museo culmina con la subida al campanario de la Catedral. Una oportunidad única para contemplar desde esta altura, y desde su centro, la ciudad de Arequipa y los volcanes que la rodean.

Fuente: www.museocatedralarequipa.org.pe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.