La casa Forga de la avenida Parra

0
495
Casa de Alfredo Forga en la avenida Parra Arequipa

La avenida Parra (llamada así en honor del militar José Domingo Parra, encargado de nivelar los terrenos circundantes en esa parte de la ciudad) fue inaugurada el 28 de julio de 1903 y debidamente empedrada. Dicha avenida tuvo inicialmente el apelativo de Boulevard Parra, puesto que allí se afincaron una buena cantidad de casas y quintas de las clases sociales más pudientes de la ciudad. También se le conoció como Boulevard del Trabajo (por las grandes obras que en ese sector se dieron) y Boulevard de la Industria, por las familias que se dedicaron a tales menesteres, como la familia Forga.

Alfredo Forga Selinger (Arequipa 19 de enero de 1871 – 12 de marzo de 1944) fue quien ocupó la casa signada con el 106. Casado con la dama arequipeña Herminia Matilde Harmsen y que, en su momento, se designó como “Palacete Forga”, en la primera cuadra de la Av. Parra de la ciudad de Arequipa. Si bien, fue su padre Miguel Forga Barnack –un industrial español de orígenes catalanes que llegó a nuestra ciudad a finales del siglo XIX- quien mandó a construir la casa en la primera década del siglo XX, los moradores regulares fueron la familia Forga Harmsen, con sus hijos Elsa Forga Harmsen y Luis Alfredo Forga Harmsen.

La casa en cuestión fue, asimismo, conocida como la de “media luna” pues parte de su frontis muestra, hasta el día de hoy, una “metida” circular en donde antiguamente se estacionaban los vehículos –caballos, mulas, coches a caballo y luego autos mecánicos-.

La casa en cuestión (propiedad de la izquierda) linda con la de su hermano, en el 104 de la misma avenida, don José Miguel Forga Selinger quien fuera alcalde de Arequipa en el período 1924-25 y, que mandara a construir el famoso castillo de Mollendo en los años veinte. Se trata de una casa de dos plantas, de sillar rosado y cercana a la calle. A la derecha, linda con la casa 108, propiedad de la familia Osorio, que se dice también perteneció en su momento a los Forga pero que fue vendida.

La casa Forga o “palacete” fue una propiedad de dimensiones de quinta, con jardín mayor y posterior, esculturas externas e internas, macetas, fuentes, subterráneo (que en su momento fue la cocina de la casa), con dos pisos principales, y un techo con mirador, etc.
La casa se ubica al fondo derecho de la propiedad con respecto a la puerta reja principal de entrada, junto a la Av. Parra. Su estilo es neo clásico, tiene pisos de madera y de losa, escaleras de madera, espejos decorados, chimenea, altos ventanales, columnas neo clásicas, relieves escultóricos y unas cariátides –neo-clásico griego- ÚNICAS, en Arequipa, esto en la parte posterior del segundo piso de la casa que pasan algo desapercibidas por estar ocultas con respecto a la puerta de entrada. La cocina estuvo ubicada en el subterráneo debajo de la casa y se comunicaba con la primera y segunda planta con pequeños ascensores de mano para subir los alimentos.

La casa tuvo además una serie de muebles, esculturas y pinturas europeas de los cuales se sabe poco, vale acotar la presencia testimonial, de la escultura de un Neptuno de mármol hasta el 2019 como parte de los bienes de la casa, sustraído en los últimos meses de fines de ese año, una cariátide similar a las otras que están en el segundo piso en funciones y, que a todas luces fueron hechas en Arequipa, seguramente tomando de modelo la escultura que, lamentablemente, también desapareció en la administración anterior y que estaban guardadas en dos habitaciones de la casa. Al día de hoy quedan la escultura de Eros (el amor) con una base y dos esculturas de Leda con el cisne, que representan el erotismo, lo que nos hace descubrir parte de los gustos clásicos de los Forga, de aquellos primeros años del siglo XX.

Por: Pablo Nicoli Segura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.