El hombre de los cielos arequipeños

0
547
volcan Misti Arequipa

El artista arequipe?o Guillermo Montesinos Pastor fue el amateur de la fotograf?a m?s profesional que existi? en el pa?s en el siglo XX. Sus trabajos sobre los cielos, los paisajes cotidianos y el Misti as? lo demuestran.

Era un hombre t?mido pegado al madero de un viol?n y al disparador de una c?mara de fotograf?a. Tan timorato o celoso de su privacidad que no necesit? la presencia de seres humanos en sus im?genes. El hombre, en su fotograf?a, es un personaje ausente. Un ojo que ve.

Rebel?ndose, o tal vez subyug?ndose a la tradici?n de acuarelistas de su tierra, Guillermo Montesinos Pastor (1877-1925) captur? las mejores nubes de Arequipa, del sur del Per?, Andes de mi Per?.

Practic? la fotograf?a ?de manera privada y solitaria?, a lo largo de ocho a?os, de 1916 a 1924, en un espacio delimitado por seis kil?metros a la redonda, la distancia que separaba sus dos casas: en la calle San Juan de Dios, en el centro de la ciudad de Arequipa; y en el pueblo (hoy balneario) de Tingo.

Por su formaci?n de m?sico, seguramente, GMP sab?a de variaciones (como las de Beethoven o las de Bach). Entonces maximiz? su eje creativo y document? las fotograf?as de esos cielos, de los cauces de r?os, de las cumbres, en variaciones a lo largo de distintas etapas del a?o.

Variaciones de un minuto a otro, como dice el curador Andr?s Garay Alb?jar, quien ha investigado los archivos fotogr?ficos del artista. O siendo un testigo particular de lo que suced?a a su alrededor, art?sticamente, casi como una met?fora; por ejemplo, haciendo parte del paisaje a los cables de hierro que llegaban a la ciudad y eran un s?mbolo de electricidad, de modernidad.

Garay echa mano a esa coincidencia temporal que se da entre GMP y el fot?grafo norteamericano Alfred Stieglitz, quien por los mismo a?os, en la d?cada de los veinte, empieza su serie ?Equivalents?, fotografiando nubes, siguiendo las im?genes que dibujan esas masas de vapor, donde a veces solo es importante la tierra o el hombre est? presente en la arquitectura de sus edificios, casi como una casualidad.

Para mirarte mejor

Montesinos Pastor se cas? en 1898, muy joven, con su prima hermana. Cuando en 1905 muere su padre, ?l debe tomar las riendas de los negocios familiares, viaja a Lima (las primeras fotos de sus hijos las hace en la capital con una c?mara Kodak), pero a los pocos a?os vuelve a los pies del Misti.

Su obsesi?n por el paisaje mistiano; sus necesidades art?sticas y t?cnicas para observar mejor las nubes y el comportamiento de la luz, desarrollaron en ?l una imperiosa necesidad de mandar a construir miradores de 30 metros en ambas viviendas. En esos torreones a su disposici?n ten?a a su alcance alboradas y crep?sculos.

La fotograf?a era un goce est?tico para admirar entre personas cercanas. Montesinos Pastor las colgaba en paneles que ?l mismo elaboraba para adornar esos paralelep?pedos donde se reun?a en tertulia con los amigos, m?sicos, literatos y otras almas sensibles.

Solo en esa intimidad entre personas de su c?rculo, que sab?an apreciar las cosas bellas, se atrev?a a mostrar. Tal vez GMP fue un adelantado a su tiempo, y uni? imagen y sonido en una exposici?n, algo que hoy se conoce como instalaci?n.

Guillermo Montesinos Pastor Arequipa

El aficionado serio

Garay Alb?jar, coautor junto a Jorge Villacorta del libro Guillermo Montesinos Pastor. Fotograf?a. 1916-1924 (Arequipa, KWY Ediciones, 2020), define los ejes del fot?grafo: los ciclos de atardeceres y amaneceres arequipe?os; los volcanes como presencia tutelar de Arequipa; el universo de los espacios del hogar; y los alrededores de su casa de Tingo, definido en im?genes de torrenteras, ?rboles, arbustos.

Aunque vivi? la edad dorada de la fotograf?a arequipe?a, Montesinos no participaba del mainstream porque ?l lo practicaba para su goce est?tico privado.

?Montesinos Pastor ten?a un respaldo patrimonial muy fuerte y practicaba la fotograf?a como un aficionado serio, que trata de tener el control de todo el proceso?, define Andr?s Garay Alb?jar.

El momento

En 1916, cuando Montesinos empez? en la fotograf?a, Mart?n Chambi recib?a su premio en Arequipa de manos de Max T. Vargas (1874-1959), nombre vital para la fotograf?a del sur del Per?, al igual que Emilio D?az (1870-1932). Chambi, por ejemplo, siempre dir?a que su arte era ?arequipe?o? ?porque ah? aprend? a retratar y tomar paisajes?.

Garay y Villacorta ensayan que este hombre con una particular visi?n expresiva de la luz s? tuvo un contacto con los mejores fot?grafos peruanos de su ?poca. ?Si alguna influencia tuvo fue de ellos ?acota?; no porque los conoci? directamente, sino por una situaci?n que se cre? en su ciudad con el Centro Art?stico de Arequipa [fundado en 1890]?.

Si uno se pregunta por qu? Arequipa fue vital para el desarrollo de la fotograf?a andina del Per? y Bolivia; ?acaso su relaci?n con Buenos Aires? ?acaso la magia de sus cielos? ?por qu? Arequipa y no otro urbe serrana sure?a fue cuna de los hermanos Vargas, escuela de Chambi y desarrollo de Max T. Vargas y Emilio D?az?

Garay sostiene la importancia gravitante del centro art?stico para la pintura y la fotograf?a. ?Cada a?o, el Centro Art?stico de Arequipa expon?a los trabajos y permiti? llevar el trabajo art?stico al goce p?blico de la sociedad arequipe?a. Esta es la raz?n por la cual hubo un desarrollo de la apreciaci?n art?stica. Es muy importante c?mo la fotograf?a llega a ser elemento de configuraci?n de identidades y refinamientos t?cnicos y est?ticos?, comenta.

La mirada a esos cuerpos de vapor suspendidos en la atm?sfera tiene tambi?n, apunta Garay, relaci?n con ciertos hechos cient?ficos: entre 1890 y 1925 se situ? en Carmen Alto, Arequipa, el Observatorio de Harvard, que produjo ?cortes?a de ese cielo sin igual mistiano? las primeras im?genes de los cuerpos celestes. Y el Centro Art?stico de Arequipa premi? estas im?genes en 1895. Debi? ser un hecho trascendental para todos los amantes del arte. Y GMP fue uno de ellos.

Memoria fotogr?fica

Montesinos falleci? joven, a los 48 a?os. Post mortem, en 1932, se dio un homenaje discreto e importante a la obra del fot?grafo, en la misma ciudad cuyos cielos bellos inmortaliz? sin seres humanos. Se trat?, nada menos, que de una muestra de 500 fotograf?as de su obra. Ah? estaban su mirada lac?nica del hogar, el campo y el volc?n.

Gracias a sus tres nietos se ha podido resguardar el archivo del aficionado m?s serio de la fotograf?a peruana del siglo XX, que consta de 2,000 negativos de placas de vidrio y acetato; y mil originales que ?l mismo produjo, tiradas al azul o al rojo. Este cuerpo de ?originales? ?es un asunto impactante para los que gustan de la fotograf?a?, explica Andr?s Garay Alb?jar.

Una rara avis dej? sus fotos absortas bajo el Misti. Sus alas eran una Kodak que manejaba en los dos miradores. Lo invito a mirar a trav?s del ojo de Montesinos. Un viol?n toca la imagen.

Datos: 

Andr?s Garay particip?, junto a Mayu Mohanna y Carlo Trivelli, en el conversatorio sobre los fot?grafos Baldomero Alejos (Ayacucho) y Guillermo Montesinos Pastor, que se dio en el marco del Hay Festival Arequipa 2020, evento internacional que culmina hoy.

Desde 1890, el Centro Art?stico de Arequipa organiz? exposiciones anuales de artes visuales y fotograf?a.

La vida de Guillermo Montesinos Pastor se desarroll? entre Lima y Arequipa.

Fuente: www.elperuano.pe – Jos? Antonio Vadillo Vila

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.